Último partido de la tricolor

El día de ayer, en rueda de prensa desde Brasil, el estratega y timonel del equipo ecuatoriano, Reinaldo Rueda, confirmó que la selección nacional jugará su último partido amistoso con el fin de probar lesionados y eliminar tarjetas de algunos jugadores.

El partido se lo jugará en las instalaciones de Vila Ventura, sede del equipo ecuatoriano y el rival será un equipo de la serie B de Brasil. Este juego servirá para medir el avance en la recuperación de Alexander Domínguez, quien se encuentra alejado de las canchas desde hace casi  semanas, por una lesión sufrida en su muñeca.  En palabras de Reinaldo Rueda, “Alexander ha realizado muchos ejercicios de recuperación y ha estado trabajando  en cancha para mantenerse en ritmo, ahora tenemos que vincularlo al juego nuevamente”.

Por otra parte, Rueda buscará eliminar ciertas tarjetas  o sanciones de los seleccionados, como es el caso de Frickson Erazo y Antonio Valencia, quien salió expulsado del último encuentro frente a Inglaterra luego de una fuerte entrada inglesa.

El director técnico finalizo diciendo que el reto en Brasil será demostrar  a todo el mundo el potencial  y el equipo sólido que ha construido la selección  durante este tiempo.